miércoles, 29 de enero de 2014

¿Quién es el TODOPODEROSO de Apocalipsis?


¿Quién es el TODOPODEROSO de Apocalipsis?
Por Samuel Jaque Barrios


Muchos de los cristianos sostienen errádamente que tanto Jesús como el Padre son el Todopoderoso de Apocalipsis, y simplemente ellos se basan en que como Jesús es Dios, y se apoyan de la premisa de que así como Dios Padre se título Alfa y Omega en el Antiguo Testamento, Jesús al nombrarse así en Apocalipsis esto lo hace ser dios, por lo tanto también el Todopoderoso, pero éste es un razonamiento errado.

El TODOPODEROSO
Es el Padre, y aunque Jesús comparta el título de “Alfa y Omega, principio y fin, y primero y último” con su Padre, él no es el Todopoderoso.

AHORA LES PRESENTARÉ QUE EN TODAS LAS MENCIONA DEL TÍTULO “TODOPODEROSO” EN APOCALIPSIS, NUNCA ES JESÚS. (NVI)


MENCIÓN 1
Apocalipsis 1:8: “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el TODOPODEROSO.

AQUÍ ES EL PADRE.
El Padre absolutamente, leamos lo que dice el v. 4 y 5.

“4 Yo, Juan, escribo a las siete iglesias que están en la provincia de *Asia:
Gracia y paz a ustedes de parte de aquel que es y que era y que ha de venir; y de parte de los siete espíritus que están delante de su trono; 5 y de parte de *Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de la resurrección, el soberano de los reyes de la tierra.”

Juan llama al Padre no por el título Padre ni Dios, sino por “aquel que es y que era y que ha de venir”, y a Jesús como Jesucristo, de manera totalmente distinguida del Padre, y luego en el v.8. Nuevamente lo menciona de la misma forma como lo nombre en el versículo 4. Leamos 8 “«Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios—, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.»” Y esto Juan lo narra para comenzar la revelación que el Padre ha entregado a su Hijo. En ningún lugar más de las escrituras encontraremos estos dos títulos empleados en el Señor Jesús.
También si observamos el texto según las leyes gramaticales concluiremos que Juan cuando habla en primera persona no es el mismo de aquel que lo menciona en segunda. Esto sucede en este caso, Juan menciona a Jesús en segunda persona, mientras que al Padre hablando en primera.

Tanto el título “Todopoderoso” y “el que es y que era y que ha de venir” son exclusivos de Dios, el Padre,
el único Dios verdadero.

MENCIÓN 2
Apocalipsis 4:8: “Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios TODOPODEROSO, el que era, el que es, y el que ha de venir.

AQUÍ ES EL PADRE.
Si analizamos detalladamente este texto, notaremos que es Dios Padre sin lugar a dudas, sabemos que él es el que se sienta en su trono. Estas alabanzas son dirigidas al que está sentado en el trono (v. 9), Dios es el que se sienta en el trono. En todas las ocasiones que se nombra al que está sentado en el trono, es Dios Padre. Aquí podemos notar si lee conmigo el v. 2. “Al instante vino sobre mí el Espíritu y vi un trono en el cielo, y a alguien sentado en el trono.”, esa declaración es paralela a lo que se presenta en 1 Reyes 22:19, Isaías 6:1. Notamos claramente que es Dios el que está sentado en el trono. En el versículo v. 5 se nombra que delante del trono estaban los siete espíritus, y podemos ver claramente que es a Dios a quien se le declara esto en Apoc. 1:4 “aquel que es y que era y que ha de venir; y de parte de los siete espíritus que están delante de su trono” Aquí notamos claramente que se identifica Dios en el texto del v.5, Dios tiene los siete espíritus suyos delante de su trono, esto se menciona en Apoc. 1:4 y aquí en 4:5, identificando al que está en el trono.
Aquí en Apoc. 4:8, Se nombra Al Todopoderoso, y también se le agrega el título que es único de él “el que era, el que es, y el que ha de venir”, así como también “Señor Dios”, estos título solo se le atribuyen a Dios y nunca a Jesús, también podemos notar que Dios es llamado el que era, el que es, y el que ha de venir”, al igual que en apoc. 1:4, distinguiéndolo de Jesús. En el versículo  11 Dios nos ilumina aun más esta premisa. Los 24 ancianos se postran delante del que está sentado en el trono diciendo: v. 11
 “11 «Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas; por tu voluntad existen y fueron creadas.»
Que maravillosa alabanza y grandes declaraciones, pues podemos distinguir claramente que es el Padre, él es Señor y Dios, él creó todas las cosas y fueron hechas por su voluntad. A Jesús nunca se le llama Dios en Apocalipsis, él no creó todas cosas y ni fue su voluntad que existiera y fueran creadas.
¡Dios es Digno de recibir gloria honra y poder!, él es el Todo poderoso descrito en el v.8.
Después continuando estos pasajes, en el el capítulo siguiente, el 5, dice:”En la mano derecha del que estaba sentado en el trono vi un rollo escrito por ambos lados y sellado con siete sellos.” Y se describe que nadie era digno de abrirlo, SOLO EL CORDERO. Y en el v. 6 leemos” Entonces vi, en medio de los cuatro seres vivientes y del trono y los ancianos, a un Cordero que estaba de pie y parecía haber sido sacrificado” y luego nos dice “Se acercó y recibió el rollo de la mano derecha del que estaba sentado en el trono”. ¡El Cordero inmolado tomó el rollo de la mano del que estaba sentado en el trono!. Todo en este pasaje está claramente identificado que el Padre es el que está sentado en el trono ¡el TODOPODEROSO!, y Jesús es el Cordero inmolado!

También a modo de alcance. podemos notar la clara diferencia del sentido de las adoraciones, los ancianos se postraron para adorar al que estaba sentado en el trono, y también se postraron delante del Cordero, pero el sentido lo describen los textos con las palabras de los adoradores, los adoradores adoran a Dios por ser “Digno eres, Señor y Dios nuestro,  de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas;  por tu voluntad existen y fueron creadas” mientras que al Cordero, aunque se postran ante él, el sentido es diferente, v.8 “Cuando lo tomó, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero” y luego nos dice: v. 9 y 10 “Y entonaban este nuevo cántico:
«Digno eres de recibir el rollo escrito y de romper sus sellos, porque fuiste sacrificado, y con tu sangre compraste para Dios  gente de toda raza, lengua, pueblo y nación. 10 De ellos hiciste un reino; los hiciste sacerdotes al servicio de nuestro Dios,  y reinarán sobre la tierra.»”. A Cristo le rinden culto postrándose solo como reverencia por tomar el rollo y ser digno de ello, y en el cántico nos dice "digno eres de abrir el rollo porque fuiste sacrificado, y con tu sangre compraste para “Dios” gente de toda raza, lengua pueblo y nación…" Cristo no es adorado de la misma forma que Dios, sino que todo gira en torno a Dios como lo máximo.


MENCIÓN 3
Apocalipsis 11:17: “diciendo: Te damos gracias, Señor Dios TODOPODEROSO, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado.

Esta es la tercera mención del Título Todopoderoso, notaremos también aquí que es a Dios Padre a quien se le atribuye este título. Veamos.
En este pasaje que nuevamente es nombrado “Señor Dios”, “Todopoderoso” y “el que eres y que eras y que has de venir”, título que nunca son empleados a Jesús hasta ahora, sino que siempre a Dios en Apocalipsis, lo vemos en los textos anteriores Apoc. 1:8; 4:8 antes vistos. Empleemos un análisis a éste ahora.
Este texto es una de los más claros, ya que en el pasaje anterior como posterior nos muestran la identidad de aquel a quien le están diciendo Todopoderoso. En el v. 15, nos dice” Tocó el séptimo ángel su trompeta, y en el cielo resonaron fuertes voces que decían:
«El reino del mundo ha pasado a ser de nuestro Señor y de su *Cristo, y él reinará por los siglos de los siglos.»
Aquí se hace la diferencia entre El Señor refiriéndose al Dios Padre y a su Cristo. En el versículo 16 nos dice: “Los veinticuatro *ancianos que estaban sentados en sus tronos delante de Dios postraron rostro en tierra y adoraron a Dios “ Aquí ellos se postraron delante del trono de “DIOS” y lo adoran. Nótese, adoran a Dios, luego de haberse postrado adoran a Dios diciendo lo del v. 17, leamos: “17 diciendo:
«Señor, Dios Todopoderoso,  que eres y que eras,[c] te damos gracias porque has asumido tu gran poder y has comenzado a reinar. 18 Las *naciones se han enfurecido; pero ha llegado tu castigo, el momento de juzgar a los muertos,  y de recompensar a tus *siervos los profetas, a tus *santos y a los que temen tu nombre,  sean grandes o pequeños, y de destruir a los que destruyen la tierra.»

COMO PODEMOS VER, es a Dios a quien se adora diciendo estas palabras, llamándole Todopoderoso, y además agregando el otro título exclusivo de él “el que eres y que eras y que has de venir”, aunque aquí se omite que "has de venir", pues él ya ha llegado, y solo se dice “el que eres y que eras”.
Vemos claramente que es el Señor Dios Padre el Todopoderoso descrito aquí.


MENCIÓN 4
Apocalipsis 15:3: “Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios TODOPODEROSO; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos.

Sabemos que al Padre es que quien se le llama Dios en todo Apocalipsis, y además en el v. 4 podemos distinguir unas referencias al antiguo testamento, veamos este versículo. v.4 “¿Quién no te temerá, oh Señor? ¿Quién no glorificará tu nombre? Sólo tú eres santo. TODAS LAS NACIONES VENDRÁN Y TE ADORARÁN, porque han salido a la luz las obras de tu justicia.»”
Refiriéndose al Dios Padre:
Salmos 86:9 “Todas las naciones que has creado  vendrán, Señor, y ante ti se postrarán y glorificarán tu *nombre.”
Isaías 66: 23 “Sucederá que de una luna nueva a otra, y de un *sábado a otro, toda la humanidad vendrá a postrarse ante mí —dice el Señor—.”
Estas referencias son aplicadas las palabras en sus contextos correctos, podemos claramente que es a Dios a quien se le llama Todopoderoso innegablemente.


MENCIÓN 5 Y 6
Apocalipsis 16:7: “También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios TODOPODEROSO, tus juicios son verdaderos y justos.
Apocalipsis 16:14: “pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios TODOPODEROSO.

Hasta ahora podemos ver un factor común entre todas las citas que hemos visto donde se nombra al Todopoderoso, este factor común es el título “Dios”, en todo Apocalipsis, en todo el contenido de la revelación entregada a Juan, no encontramos ninguna referencia que a Jesús se le titule con el título de “Dios”, sino que todas las apariciones de este, siempre son aplicadas al Padre como Señor “Dios” Todopoderoso.
En este pasaje v. 7 nuevamente encontramos “Señor Dios Todopoderoso”, título exclusivo de Dios.
En el v. 1 de este capítulo 16, encontramos el contexto de lo que sucede aquí, leamos:
v.1 “Oí una voz que desde el templo decía a gritos a los siete ángeles: «¡Vayan y derramen sobre la tierra las siete copas del furor de Dios! “
Notamos que aquí comienzan el derramamiento de las copas de la ira de “Dios”.
En el v. 5 un Ángel le rinde culto a Dios diciendo: “Oí que el ángel de las aguas decía:
«Justo eres tú, el Santo,  que eres y que eras,  porque juzgas así: v. 6 ellos derramaron la sangre de *santos y de profetas, y tú les has dado a beber sangre, como se lo merecen.»”
Luego de esto del altar contestan: Oí también que el altar respondía:
«Así es, Señor, Dios Todopoderoso, verdaderos y justos son tus juicios.»
Dios está derramando las copas de su ira, él está siendo juicio con ellas, y es a él a quien se le rinde culto con estas palabras, en el v.5 notamos que también es nombrado con el título “que eres y que eras”, haciendo alusión directa  a Dios Padre. También en el v. 14, encontramos que se dice "el gran día del Dios Todopoderoso", reemplazando las menciones “el gran día de la ira de Yahwe, o el gran día de Dios”, como se le menciona en otros libros, haciendo alusión al juicio que Dios trae a la tierra. Aquí una vez más podemos ver en el v. 14 de manera evidente que es a Dios a quien se le llama Todopoderoso, como en v. 7 en cuestión.


MENCIÓN 7
Apocalipsis 19:6: “Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios TODOPODEROSO reina!

Es maravilloso e impresionante ver como en este capítulo el Alabar a Dios es imperativo, las alabanzas son dirigidas al que es digno de ser adorado a lo sumo, Dios. Desde el v.1 hasta el v.10 vemos que las alabanzas que se hacen aquí, son dirigidas a Dios, y no al Cordero.
En el v.1 y 2 leemos “Después de esto oí en el cielo un tremendo bullicio, como el de una inmensa multitud que exclamaba:«¡Aleluya! [Alabar a Dios] La salvación, la gloria y el poder son de nuestro Dios, 2 PUES SUS JUICIOS SON VERDADEROS Y JUSTOS: ha condenado a la famosa prostituta  que con sus adulterios corrompía la tierra; ha vindicado la sangre de los *siervos de Dios derramada por ella.»”(Corchete añadido).
Aquí vemos que las abalanzas son dirigidas a Dios, “Aleluya” significa alabar a Dios, también se nos dice: “la salvación, la gloria y el poder son de nuestro gran Dios”, luego se añade, “Sus juicios son verdaderos y justos”, esta es una alusión a un texto de Salmos, capítulo 19, verso 9 que dice así:
“…los juicios del Señor son verdaderos, todos ellos justos;”(LBLA). Refiriéndose a Dios Padre.
Luego de rendir alabanza del parte de los 24 ancianos y las 4 criaturas (v.4,5) en el v. 6 una numerosa multitud toma su lugar para continuar la adoración diciendo :” : ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios TODOPODEROSO reina!”. Las alabanzas son dirigidas a Dios, en ningún lugar de este capítulo se le rinde culto a Jesús, incluso el es nombrado de manera distinguida del Todopoderoso en el v. 7 que dice: v.6 “…«¡Aleluya! Ya ha comenzado a reinar el Señor, nuestro Dios Todopoderoso. V.7 ¡Alegrémonos y regocijémonos y démosle gloria! Ya ha llegado el día de las bodas del Cordero. Su novia se ha preparado,”. Aquí vemos las alabanzas al Dios Todopoderoso, y luego se menciona al Cordero, aquí no es casualidad que se nombre a Jesús como Cordero, ya que en las ocasiones que se nombra a Dios sentado en el trono simultáneamente siempre Jesús es llamado Cordero, marcando una diferencia de identidades, Juan vemos que ha tomado cuidado de escribir distinguiendo a cada uno en particular. El título “Dios Todopoderoso” es dirigido al Padre sin duda, y luego se menciona al Cordero separadamente. Si este texto y las alabanzas al llamado “Señor nuestro Todopoderoso” fuese Jesús, el texto debería decir “démosle gloria! Ya ha llegado el día de las bodas DE ÉL, el Cordero. Su novia se ha preparado,” Pero no vemos eso, sino que se menciona “las Bodas del Cordero” marcando la diferencia de aquel que se está alabando.


MENCIÓN 8
Apocalipsis 19:15: “De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios TODOPODEROSO.

Este es uno de los texto más claros que hay sobre este tema, ya que Jesús es nombrado simultáneamente junto con el Dios Todopoderoso haciendo una clara diferencia de identidades, una identidad le corresponde al Hijo, quien regirá con vara de hierro (Salmos 2:9; Apoc. 2:27; 12:5), y luego aquí se emplea el adjetivo “y” que se aplica como adición de algo, es decir, para agregar o sumar la otra identidad, es en este caso, la siguiente frase “y él [Jesús] pisa el lagar del vino del furor "y" de la ira del Dios TODOPODEROSO.[El Padre]”, este pasaje es explicado por sí mismo, ya que vemos que Jesús pisa el lagar de la ira de su Padre, el Todopoderoso.


MENCIÓN 9
Apocalipsis 21:22: “Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios TODOPODEROSO es el templo de ella, y el Cordero.

Que maravilloso es tener un tiempo para estudiar las santas escrituras y poder conocer las cosas que Dios nos quiere enseñar. Aquí una vez más nos enseña y nos da una gran y hermosa noticia, nos dice que Así como Dios será el templo cuando habitemos en su reino, también el Cordero lo será. Sin lugar a duda este pasaje llama al Padre “Todopoderoso”, nombre que como hemos visto hasta aquí, solo es atribuido al Padre, y a Jesús se llama “Cordero”. Este pasaje ya no es necesario presentar una explicación, ya que cualquiera que niegue que el Padre aquí es llamado Todopoderoso, está ciego, y no quiere ver la realidad.
El Padre es llamado “Todopoderoso” y luego se añade a Jesús como “Cordero”, demostrando que son dos personas distintas y que el título Todopoderoso le pertenece a Dios, nuestro Señor Dios y Padre del Señor Jesús.

Amén.

SOLO EL PADRE ES EL TODOPODEROSO.


Dios les guarde.
SHALOM.