domingo, 13 de abril de 2014

Enoc y Elías, ambos muertos





Enoc y Elías, ambos muertos
Por Samuel Jaque Barrios



          Según la creencia popular, tanto Enoc como Elías están en el cielo en este momento, pues se considera que ambos no murieron, y fueron ascendidos sin ver muerte al cielo celestial, donde está el Dios y el Señor Jesús, sin embargo, esta creencia nos produce una gran contradicción en las escrituras.

Siempre antes de hacer una interpretacion sobre un pasaje específico debemos recopilar infomación objetiva de la enseñanza general de la biblia respecto a ese tema. Y para ello, debemos tener presente las declaraciones esenciales que tanto Jesús como Pablo nos entregan para así seguir esa línea para los demás textos. 

En primero lugar, las escrituras nos revelan en palabras de Jesús como principio básico, que nadie ha ido al cielo.

Juan 3:13
“Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre”

Posteriormente podemos notar que según Pablo enseña que ni carne ni sangre puede heredar el reino de Dios que es incorruptible, es decir, llegar a él en cuerpo físico corruptible, considérese esto también como un principio o regla básica, para estar en el reino de Dios. Leámoslo.


1 Corintios 15:50
“Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción”

Por lo tanto, cuando exista algún pasaje que rompa estas reglas básicas, ha de analizarse detenidamente para llegar al fondo del asunto y esclarecer la cuestión, y como sabemos, la biblia no se puede contradecir, pero cuando hablamos de Enoc y Elias, quienes se cree popularmente que fueron directamente al cielo celestial, se crea una aparente contradicción, y pareciese que estos hombres mortales se saltaron estos principios básicos. Pero es mi tarea en este momento decirle que la biblia no se contradice, pues ella nos da las evidencias necesarias para que todo este tema esté armoniosamente en concordancia. 

La evidencia bíblica nos muestra que tanto Enoc como Elías fueron ascendidos solo al cielo terrenal y/o cósmico (el Libro de Enoc relata viajes cósmicos), y no al reino del Dios para estar con él.


Veamos las evidencias que nos proporciona la palabra de Dios para sostener esta premisa.


ENOC

De Enoc leemos el popular pasaje de Génesis:

Génesis 5:24
“Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios"

Como hemos dicho, los textos aparentemente muestan una contradicción, sin embargo, esta desaparición de Enoc podría consistir en un gran y sorprendente misterio. Pero es necesario preguntarse, el Dios ¿a dónde se llevó a Enoc? Y esta pregunta es legítima y adecuada, ya que el texto aunque dice que el Dios se lo llevó, no nos dice que fue a su reino celestial, si somos objetivos, y de acuerdo con los principios antes vistos, mayor aun se hace coherente esta pregunta. El lugar a donde fue llevado Enoc se torna un gran misterio que la biblia no nos da detalles. Sin embargo, en una referencia externa, como es el Libro de Enoc (libro apócrifo) podemos leer relatos muy coherentes con esto que nos relata la biblia, este libro dice que él realizó algunos viajes al espacio exterior o viajes cósmicos, haciendo la tarea de mensajero entre el Dios (o los arcángeles principales del Dios) y los ángeles caídos. Quién narra en gran parte el relato de estos seres angelicales que bajaron a la tierra en la era prediluviana, entre otras cosas. 

Pero más allá de esos relatos que tienen una clara concordancia. La biblia da un dato esencial para fundamentar la premisa principal de este artículo. El autor de Hebreos nos habla de los héroes de la fe, en el capítulo 11 de este libro, y dentro de ellos incluye a Enoc como un héroe de la fe, haciendo alusion también al texto de Génesis antes leido:

Hebreos 11:5
“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios”


El autor de Hebreos, en estos versículos hace una mención de algunos hombres de Dios, dentro de ellos, Abel, Noé, Abraham y Sara. Y también a Enoc. Destacando su gran actuar de fe. Pero en el verso 11, el mismo autor nos señala que todos estos hombres, incluyendo a Enoc, murieron y sin recibir lo prometido, la patria celestial (v. 14). Leámos el texto.

Hebreo 11:13
“Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra”

Por lo tanto, podemos esclarecer esta cuestión y sacar las conclusiones correspondientes. Como vemos, las escrituras nos señalan que Enoc murió así como todos los demás mencionados, rompiéndose así la aparente contradicción que se señalaba al comienzo. Debemos reconocer que las referencias bíblicas de este personaje bíblico son escasas para referirnos a este asunto, pero podemos sostener esta premisa en base a los textos existentes presentados. La evidencia acumulativa nos muestra que: ningún hombre ha subido al cielo o al reino del Dios donde habita él, excepto el Hijo del Hombre; ni ningún cuerpo físico corruptible puede estar en su reino, y además, se nos señala que los héroes de la fe, que incluyen a Enoc, murieron todos sin recibir el reino del Dios. Fundamebtándose así nuestra premisa.


Ahora bien, si el testimonio del Libro de Enoc es verdadero, podriamos deducir que él murió luego de terminar esta tarea por la cual fue encomendado.



ELIAS


De Elias leemos:

2 Reyes 2:11:

“Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino”

Para sostener nuestra postura de que Elías murió también, no solo nos sujetamos a los principios básicos que nos presenta Jesús en Juan 3:13 y Pablo en 1 Corintios 15:50, sino que también hemos encontrado evidencia de Elías luego de este arrebatamiento que tuvo por un carro de fuego, él volvió o permaneció en la tierra. Es importante mencionar que aquí tampoco se nos dice que él fue llevado al reino del Dios, sino que solo  podemos afirmar que fue tomado o traspuesto, es decir, llevado o trasladado a otro lugar indeterminado, sea aquí en la tierra o a algún otro lugar fuera de ella, pero lo que sí sabemos, es que luego de ese suceso, él volvió en la tierra. Hemos revisada a lo largo de las escrituras las evidencias que nos dan luz sobre este asunto. En el segundo libro de Crónicas, encontramos que Elías da señales de vida en la tierra después de ascendido, mostrándonos que a pesar de ser tomado, él volvió o permaneció en la tierra, es decir, no fue llevado al cielo celestial, sino que luego de arrebatamiento, fue puesto en otro lugar de la tierra. Luego de su "ascensión", él de algún lugar envía una carta, demostrando así que se encontraba en la tierra después de ser llevado en un torbellino.

2 Crónicas 21:12
“Y le llegó una carta del profeta Elías, que decía: Jehová, el Dios de David tu padre, ha dicho así: Por cuanto no has andado en los caminos de Josafat tu padre, ni en los caminos de Asa rey de Judá”


Aqui vemos como Elias le entrega  por medio de una carta profecía a Joram, hijo de Josafat, y esto sucede, cronológicamente, posterior a su ascención. Algunos defensores de la creencia popular sostienen que no se puede determinar cuándo se envió esa carta, para luego especular que probablemente fue antes de que haya ascendido, porque antes de eso, como sabemos, estaba en la tierra. Sin embargo esto no es correcto. Como he dicho, y esto se puede comprobar, la carta fue enviada después de ser tomado. 

La muerte del Rey Josafat rey de Judá nos muestra la cronología de los sucesos. Cuando Elias fue ascendido, Josafat estaba reinando todavía en Judá, mas cuando la carta de Elías fue recibida, Josafat estaba ya muerto.

En el siguiente pasaje vemos que Josafat después de la ascensión estaba vivo y reinando en Judá.

2 Reyes 3:1
“Joram hijo de Acab comenzó a reinar en Samaria sobre Israel el año dieciocho de Josafat rey de Judá; y reinó doce años”

2 Reyes 3:7
“Y fue y envió a decir a Josafat rey de Judá: El rey de Moab se ha rebelado contra mí: ¿irás tú conmigo a la guerra contra Moab? Y él respondió: Iré, porque yo soy como tú; mi pueblo como tu pueblo, y mis caballos como los tuyos”

Y muere  antes de que llegara la carta de Elías al rey Joram.

2 Crónicas 21:1
“Durmió Josafat con sus padres, y lo sepultaron con sus padres en la ciudad de David. Y reinó en su lugar Joram su hijo”

Elias solo fue trasladado, por lo tanto él estaba en la tierra, no fue al cielo celestial. Todo esto rompe el mito y por consecuencia Elias murió también al igual que Enoc aquí en la tierra. Una analogía de lo sucedido a estos hombres de Dios, es lo acontecido a Felipe, que nos dice en Hechos.

Hechos 8:39-40
Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino. Pero Felipe se encontró en Azoto; y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesarea.”



Felipe fue trasladado a otro lugar, así sucedió con Enoc y Elias tambien.

Como hemos visto, la creencia popular de Enoc y Elias de que no murieron y están en el cielo solo es un mito por desconocimiento de los textos bíblicos. Y como dijo el Señor Jesús (Juan 3:13), nadie ha subido a cielo.


Para finalizar, siendo objetivos podemos concluir que, no existe pasaje bíblico que diga que Enoc fue llevado al reino de Dios, tampoco no existe pasaje bíblico que nos exprese que Enoc fue transformado, solo traspuesto, por lo tanto, no podemos afirmar que él fue arrebatado para estar en el reino de Dios y que nunca murió. La creencias popular comete falacia por causa falsa.



Ahora bien, según el libro de Enoc, él fue trasladado a un lugar dentro del cosmo para ser de mensajero entre Dios y los vigilantes, seres angelicales encargados de cuidar a los hombres. Es decir, si consideramos estos relatos del Libro de Enoc como ciertos, podemos ver el por qué Enoc fue tomado de la Tierra. Al final del libro, en el Capítulo 107, se relata a Enoc en la Tierra, donde Matusalem va por él para consultarle por su nieto recién nacido (Noé), hijo de Lamec. Es decir, él nunca fue, ni fue llevado al tercer cielo, ni sus últimos días fueron en el cosmo o espacio exterior sino en la Tierra, siendo el mismo de carne y hueso, está sujeto a la muerte como todo otro hombre, y así señala Hebreos 11 



La palabra "Transponer" ó "trasponer" (Gr. μετετέθη- Lat. transponĕre) no tiene como significado "transformado", sino "ocultado" ó "poner en lugar diferente al que estaba" ("Trasladado" Gr. "movido a otro lugar").

Enoc solo fue traspuesto, es lo que nos dice las escrituras, nada más.

Las escrituras de Hebreos nos declarar explícitamente que todos los héroes de la fe murieron sin recibir lo prometido, decir lo contrario a esto se infringiría la gramática del pasaje y lo contradiría.


Todos los muertos están esperando ser resucitados, y "transformados" ya que sin transformación no se puede heredar el reino de Dios. (1 Cor 15:50).



LA CREENCIA POPULAR CARECE DE FUNDAMENTOS BÍBLICOS Y NO SE SUJETA A LA ENSEÑANZA GENERAL DE LA RESURRECCIÓN.





DIOS LES GUARDE

SHALOM



ENTRADA RELACIONADA