lunes, 14 de abril de 2014

¿Es el Shabbath una Ordenanza implantada desde la Creación?





¿Es el Shabbath una Ordenanza implantada desde la Creación?
Por Samuel Jaque Barrios


Muchos sabadistas sostienen que Dios ordenó guardar el séptimo día desde el comienzo de la era del hombre, es decir, desde Adán. Pero al analizar los textos sagrados nos damos cuenta que no encontramos ni una evidencia a favor de esta premisa de los sabadistas.

PRIMERA SECCIÓN
Me permito citar ahora una porción del excelente trabajo del Dr. Robert Morey, “Is the Sabbath for Today?” Este breve ensayo de Morey fue escrito hace varios años pero conserva su vigencia por la claridad y sencillez de su refutación, por ello procedimos a traducir y adaptar los puntos a nuestro entender más destacados. Por supuesto que cada punto puede ser expandido y profundizado, pero preferimos dejarlo en su formato inicial para beneficio del lector.

Análisis del argumento: 

1. ¿Qué es una "ordenanza de la Creación"? 

Respuesta: Una actividad o institución que Dios estableció desde la Creación para que toda la humanidad observe perpetuamente hasta el fin de los tiempos. Algunas de las ordenanzas más obvias son actividades tales como el trabajo (Gn. 1:28; 2:15, 20) y el mandato cultural (Gn. 1:28), o instituciones como el matrimonio (2:8) y la familia (2:24).

2. ¿Qué se necesita exegéticamente para probar que guardar el sábado es una ordenanza desde la Creación? 

Respuesta: Para probar que el guardar el sábado es una ordenanza creacionista, debemos encontrar en la historia de la Creación misma, uno o más de los siguientes elementos:

a. Un mandamiento dado al hombre para observar una semana de 7 días.

b. Un mandamiento dado al hombre para descansar en el séptimo día.

c. Un ejemplo donde el hombre descanse el séptimo día.

d. Una explicación del porqué el hombre debe descansar en el séptimo día.

La evidencia exegética aplastante es que no existe un solo mandamiento, ejemplo o explicación sobre el guardar el sábado en la historia de la Creación. No existe en absoluto en Génesis 1-3 o en ningún otro lugar, ninguna evidencia exegética que sugiera que guardar el sábado sea una ordenanza creacionista.

3. Pero, perdone que insista, ¿está seguro que el mandamiento de guardar el sábado no está en Génesis 2:1-3? 

Respuesta: No, la palabra "sabbath" no aparece en el texto. Una aproximación bíblico-teológica muestra que Génesis 2:1-3 es el comentario de Moisés mirando en retrospectiva hacia el período de la creación en el contexto de su propio entendimiento de los diez mandamientos, y no se trata de una referencia al entendimiento que poseía Adán en el comienzo de la historia.

El texto no dice que el hombre o los animales santificaron el día y que descansaron. El texto establece la declaración simple y sencilla de que las obras creativas inmediatas de Dios llegaron a un fin. El hecho de que Dios "reposó" es claramente antropomórfico. Dios no necesita descansar.

4. Pero se menciona el séptimo día. ¿No prueba esto que es una ordenanza creacionista?

Respuesta: No necesariamente. El nudismo y el vegetarianismo también son parte de la historia de la Creación. En realidad, nadie tendría el descaro de reclamar que estos elementos son mandamientos simplemente porque se mencionan en el texto.

5. ¿Pero no es Génesis 2:1-3 un patrón o un modelo para que nosotros lo sigamos?

Respuesta: ¡Espero que no! Luego que Dios trabajó durante 6 días, descansó en el séptimo día y continúa "descansando" hasta el presente (He. 4:10-11). Dios no comenzó otro ciclo de 6 días de trabajo y uno de descanso. Por lo tanto, si los hombres vamos a seguir el modelo, entonces tendríamos que trabajar 6 días en el comienzo de nuestra carrera u oficio, ¡y luego descansar por el resto de nuestras vidas! De todas maneras, para probar que guardar el sábado es un mandamiento creacionista, debemos mostrar un ejemplo de un hombre guardándolo. Si esto es cierto con respecto a otras ordenanzas de la Creación, ¿cuál es la razón para que la observancia del sábado sea exenta de esta regla de fe?

Además, Adán nunca hubiera estado en condiciones de observar el sábado correcto porque el séptimo día de Dios fue el segundo día de Adán, por lo cual el séptimo de Adán fue el quinto de Dios. ¿Cuál de los dos séptimos días observaba Adán?

Adicionalmente, todos los pasajes bíblicos como Nehemías 9:5-38 (cf. vs. 13-14) que dan un resumen de la historia redentiva, siempre ponen el comienzo de la observancia del sábado junto a Moisés, no Adán. Si la observancia del sábado hubiera comenzado al momento de la Creación, sin duda la Escritura lo hubiera mencionado cuando se narra la historia del mundo, pero no lo hace.

No existe tampoco en la historia de la Creación en Génesis ninguna mención de una semana de 7 días ordenada por Dios u observada por el hombre.

Ningún ejemplo, ningún mandamiento o precepto puede ser extraído de Génesis 1-3. Si bien más adelante en la historia de la redención aparece la semana de 7 días, no existe evidencia de que Adán o Eva usaban tal medida de tiempo.

Por Dr. Morey

Concluimos que lo visto es suficiente para echar por tierra la columna vertebral del argumento adventista que pretende conectar su distorsionada interpretación del séptimo día con la historia de la Creación. En esta materia, los adventistas son culpables de ver y pensar más allá de lo que está escrito (1 Co. 4:6).


SEGUNDA SECCIÓN
En sus enseñanzas, los que guardan el Séptimo Día (y otros sabadistas) se sienten confiados en que "el sábado" se practicó antes de la Ley de Moisés. Cada vez que ven la palabra mandamiento, o son los Diez o es el sábado. Esto no se diferencia mucho de los que creen que hay que bautizarse para ser salvo.

Los sabadistas insisten en que este reposo del séptimo día se les dio a Adán y a Eva y al mundo, pero podemos escudriñar las Escrituras en vano buscando un sábado que el hombre haya guardado antes del tiempo de Moisés. No hay registro de ninguno en las Escrituras. Simplemente, no está allí. Así que el argumento de los adventistas se basa en el silencio. Aunque arguyen de esta manera en favor de que los Diez Mandamientos se observaron, a pesar de que no hay ningún registro bíblico, no quieren permitirnos hacer lo mismo con el domingo.

Dios dio sólo dos mandamientos básicos a Adán y a Eva antes de la caída. ¿Transgredieron porque no obedecieron qué cosa? Ciertamente no transgredieron los Diez Mandamientos. Los únicos mandamientos que Dios dio a Adán fueron que guardase el jardín (además de que fructificaran y se multiplicaran - Génesis 2:5), y que no comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal. Un mandamiento de hacer y uno de no hacer. En este pasaje, las Escrituras no hacen referencia a los Diez Mandamientos, ni al sábado. El que ve tal referencia aquí está insertando lo que él quiere decir. Los guardadores de la ley dicen que la violación de los Diez Mandamientos es lo que revela el pecado, pero no fue ninguno de los Diez lo que Adán y Eva quebrantaron y trajo el pecado a toda la humanidad. Fue sólo más tarde cuando Dios desarrolló el código moral. En Génesis 4:15, Dios prohibió la pena de muerte, y en Génesis 9:4 dio la ley para el castigo por asesinato.

¿Y Abraham? Él guardó los mandamientos, ¿no es así? A mí me dijo personalmente uno de sus evangelistas que Abraham guardó los Diez Mandamientos, y en seguida se fue derecho a Gén. 26:5. "Por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos, y mis leyes". ¡Así que Abraham guardó el sábado! La lógica es que estos eran mandamientos, y por lo tanto, él guardó el sábado. Suponen lo que debe ser probado, esto es, que éstos eran los Diez Mandamientos. Esto ocurría 430 años antes de que se diera el Decálogo, como Pablo señala en Gál. 3:16,17. ¿Cómo podía Abraham guardar algo que todavía no se había dado?

Cualquier cosa que Dios ordene en cualquier momento se llama "SUS MANDAMIENTOS, O LEYES". Encontramos que, en Gén. 12, Dios habló a Abraham verbal y personalmente para que saliera de Ur. Eso es un MANDAMIENTO. En Gén. 21:4, le dio la ley de la circuncisión. Así que Abraham obedeció a Dios al circuncidar a su hijo, como Dios le MANDÓ. Estas y otras órdenes son los MANDAMIENTOS a los que se refiere Gén. 26.

El Decálogo no fue dado sino hasta el tiempo de Moisés, 2500 años después de la creación. Éxodo 20; Deut. 5:2-6. Pablo dice claramente en Gál. 3:15 que la ley vino 430 años después de Abraham. Negar esto es ignorar estos claros pasajes.

La primera ocurrencia de la palabra "sábado" (shabbath) se encuentra en Éxodo 16:22-23. El hecho mismo de que la palabra shabbath ocurra por primera vez diciendo que Israel cesara de trabajar o reposara del trabajo muestra que no se usó antes de este momento. "En el sexto día recogieron doble porción de comida, dos gomeres para cada uno; y todos los príncipes de la congregación vinieron y se lo hicieron saber a Moisés. Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo. Lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana". El texto de los versículos 23-30 indica que esta era una experiencia nueva para Israel. No estaban acostumbrados a guardar el sábado antes de esta ocasión. Si esta ley era tan bien conocida, ¿por qué eran necesarias estas instrucciones? ¿Era Moisés tan ignorante de las leyes básicas de Dios que era necesario que se le comunicaran de esta manera? La respuesta es que esta era una ley nueva, presentada al pueblo por primerísima vez. Le dijo Moisés al pueblo: "Mirad que Jehová OS DIO EL DÍA DE REPOSO, y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día". (vs.28-30). Por eso, Dios dijo en el vers. 28: "¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?". Al día siguiente, algunos salieron a recoger el maná, porque no estaban acostumbrados al reposo, pues en Egipto trabajaban siete días a la semana. Si este hubiese sido un mandamiento conocido desde el principio de los tiempos, no habrían reaccionado de esta manera. Los sabadistas dicen que el hecho de que los hebreos fueron reprendidos por no recordar el mandamiento prueba que había sido practicado hacía mucho tiempo. El mandamiento no era sólo permanecer en sus lugares y reposar EL SÁBADO, sino RECOGER EL VIERNES EL DOBLE DE LO QUE HABÍA RECOGIDO EL DÍA ANTERIOR, Y COCERLO ESE DÍA. El vers. 16 nos dice que el Señor mandó que cada uno recogiera según su necesidad.

Cuando los mandamientos fueron dados más tarde al pie del Monte Sinaí, se incluyó el sábado, y se les dijo que recordaran el día de reposo y que lo santificaran. ¿Por qué? Este fue el mandamiento que Dios les dio después de librarlos de la esclavitud. Habían trabajado en esclavitud por más de 400 años, sin ningún día libre. Dios les estaba dando un día en el cual podían reposar. Sin embargo, ya lo habían quebrantado no recordándolo, y Dios se enojó con ellos y les dijo: "¿Por qué no guardáis mis mandamientos?" Aquí Dios les estaba entregando un regalo, el mismo día en que Él reposó después de trabajar en la creación, y ahora se lo estaba dando a Israel.

Las Escrituras dicen específicamente en Deut. 5:3: "No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, SINO CON NOSOTROS... Siendo el sábado el sello del pacto”. La Biblia está diciendo que nadie tuvo que obedecer esto hasta su generación, ni Job, ni Abraham, ni Isaac, ni Jacob.

Moisés escribió el relato de la creación que se encuentra en Génesis durante el tiempo del éxodo, cuando se recibió la ley de Dios. Antes de esto, no había registros escritos, así que ¿cómo podría alguien haber estado guardando esta ley? Éxodo 20:11 muestra que el día de sábado fue dado primero como mandamiento a los israelitas en Éxodo 16. ¿Cómo podría esto ser un mandamiento para todos los que hubiesen vivido desde el comienzo? ¿Fue transmitido oralmente? Ciertamente no fue escrito en un libro, y no se encontraba en las Escrituras dadas por Moisés.

Los sabadistas usan su razonamiento circular para inventar una nueva definición de "mandamientos" que se limita estrictamente a los Diez. Luego dividen los mandamientos en partes para hacer valer su predilección por los Diez. El suyo es un ejemplo perfecto de no ver el bosque por ver un solo árbol.

Según los guardadores del Séptimo Día y otros guardadores de la ley, hay gracia para el castigo por quebrantar el sábado, pero no para el que no lo guarda como un día. Sin embargo, la Biblia muestra que hay castigo cuando una ley se viola, ya sea que esta ley sea moral o ceremonial.

No hay registro de nadie que haya guardado el sábado antes de Éxodo 16. Sin embargo, los patriarcas fueron instruídos en relación con numerosas órdenes y ofrendas. Establezcamos un orden secuencial lo mejor que podamos. Matrimonio, Gén. 2; 24; 34:9; 4:3-4. Altares de sacrificio, Gén. 8:20. Sacerdocio, Gén. 14:18. Circuncisión, Gén. 17:10. ¿Por qué ESTÁ AUSENTE"el mandamiento más importante", "el más santo", el que se supone que todos deben guardar? Simple. Sé que usted conoce la respuesta, porque no hubo ningún mandamiento antes de Éxodo 16.

Pruebas que se encuentran en las Escrituras:
Éxodo 31:12-17. "Habló además Jehová a Moisés, diciendo: Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico. Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros... GUARDARÁN, PUES, EL DÍA DE REPOSO LOS HIJOS DE ISRAEL, CELEBRÁNDOLO POR SUS GENERACIONES POR PACTO PERPETUO. 17 SEÑAL ES PARA SIEMPRE ENTRE MÍ Y LOS HIJOS DE ISRAEL”

Nehemías 9:13-14. "Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos, Y LES ORDENASTE EL DÍA DE REPOSO SANTO PARA TI, Y POR MANO DE MOISÉS TU SIERVO LES PRESCRIBISTE MANDAMIENTOS, ESTATUTOS, Y LA LEY”. Véase también Deut. 5:3. ¡Este versículo es mala noticia para los sabadistas estrictos! Si fue dado a toda la humanidad originalmente, no habría sido dado a Israel, y ciertamente no sería señal para ellos si todo el mundo ya lo hubiera recibido. Gál. 3:17 nos dice que las leyes fueron dadas sólo a Israel por un período de tiempo definido. Nunca fueron permanentes. La ley vino 430 años después del pacto que se hizo con Abraham, y continuó en vigor hasta que vino la simiente, la cual es Cristo. Este pacto era una adición al que se había hecho con Abraham. Tenía un punto de partida específico, el Monte Sinaí, donde Dios le dio la ley a Moisés (Éxodo capítulos 19-31). Pero también tenía un punto de terminación: la llegada de Cristo. Juan 1:17: "Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo". La ley bajó del Monte Sinaí con Moisés, el evangelio de Cristo fue entregado a todo el pueblo desde el Monte Calvario. Romanos 5:13-14. "Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. No obstante, reinó la muerte desde ADÁN hasta MOISÉS". Nótese que Pablo menciona a Moisés como el punto de partida para la ley. Una mirada a Gálatas 3:19, 25 ilustra este punto con claridad. (Deut. 5:12-15). Estas leyes eran sólo para el pueblo de Israel, para guiarlo y educarlo sobre cómo vivir delante de Dios.

Ezequiel 20:12, 20: "Y les di también mis días de reposo, para que fuesen por SEÑLA ENTRE MÍ Y ELLOS, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico"
"Y santificad mis días de reposo, y sean por señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy Jehová vuestro Dios". Se está refiriendo al Monte Sinaí.

Deut. 4:8. "Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es TODA ESTA LEY que yo pongo HOY delante de vosotros?”

Deut. 4:40. "Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando hoy, para que te vaya bien a tí y a tus hijos después de tí, y PROLONGUES TUS DÍAS SOBRE LA TIERRA QUE JOHOVÁ TU DIOS TE DA PARA SIEMPRE".
Éste era el propósito, para que tuvieran larga vida en la tierra prometida, que significa Israel solamente.

El sábado fue santificado cuando Dios reposó, no antes. Fue para conmemorar Su reposo de su obra creadora. (Gén. 2:2; Éx. 20:11). Gén. 2:2,3 nos dice la razón, porque Él reposó, pero no cuándo Dios santificó el sábado. ¡Esto prueba que el sábado no podía ser parte de la ley eterna de Dios en el cielo antes de la creación! En ninguna parte dice la Biblia cuándo fue santificado el sábado, sólo que la santificación ocurrió después de que Dios reposó. Fue en un sólo séptimo día en que Dios reposó, no cada séptimo día. Dios todavía no reveló el sábado en el Edén, y no hay absolutamente ninguna evidencia de que nadie guardó el sábado antes de Éxodo 16. Génesis fue escrito durante el tiempo de Moisés, no antes. Hasta donde sabemos, hubo probablemente tradiciones orales. ¡Ni Adán ni Abraham tenían el libro de Génesis! Dios les habló a los judíos en el desierto acerca del sábado por primera vez. Dios instruyó a Moisés para que cambiara el calendario. La partida de Egipto vino a ser "el principio... el primero de los meses del año" (Éxodo 12:2. Desde esta nueva fecha, el sábado se observó en el desierto. Moisés mismo requirió instrucciones que luego transmitió al pueblo. En Ezequiel 20:2,20, el sábado se guarda como memorial del Éxodo, no del reposo de Dios en la creación. Sólo Israel tenía la ley. Deut. 4:8. "Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?"

De la iglesia primitiva, Justino (150 d.C.): Además, todos aquellos hombres justos ya mencionados [después de mencionar a Adán, Abel, Enoc, Lot, Noé, Melquisedec, y Abraham], AUNQUE NO GUARDARON NINGÚN SÁBADO, fueron agradables a Dios; y después de ellos, Abraham con todos sus descendientes HASTA MOISÉS... Y se os mandó guardar los sábados, para que pudiérais conservar el memorial de Dios. Porque su palabra hace este anuncio diciendo: "Para que sepáis que yo soy Dios que os redimió". (Diálogo con Trifón, el judío, 150-165 d. C., Padres Ante-Nicenos, vol. 1, página 204).

Los judíos personificaban el sábado. Lo saludaban como una novia que entra a la recámara (cuando estaban en el templo en vísperas del sábado). Con el tiempo, esto se convirtió en algo parecido al culto a los ídolos, donde un día vino a ser más importante que todos los otros mandamientos. Así sucede hoy día con algunos sabadistas, que enfocan su atención en el día, para corregir a todo el mundo en cuanto a cuándo tener culto.

¡El sábado era una señal entre Dios e Israel SOLAMENTE! Éx. 31:13-17. Es por esto por lo que encontramos a los creyentes judíos guardándolo. Pablo había instruído a los creyentes en Roma de que estaban en libertad de apartar cualquier día que escogieran exclusivamente para Dios, con tal de que no interfirieran con la libertad de otros; ese es el espíritu y el intento del Nuevo Testamento. Pero los guardadores de la ley, los judaizantes, en el siglo primero se parecen mucho a los Adventistas del Séptimo Día de la actualidad. Aquéllos exigían que todos observaran esta ordenanza de la ley, sosteniendo que era esencial para la salvación. Esta enseñanza es condenada por el apóstol Pablo, que los reprendió severamente sobre ese punto, diciéndoles que añadirle al evangelio destruye la obra que se efectuó en la cruz. Los sabadistas necesitan dejar de especializarse en asuntos de menor importancia, y especializarse en cuestiones verdaderamente importantes, el poder salvador de Cristo crucificado para la salvación, y la vida cristiana bajo la gracia. Si su vida no comenzó o no terminó en la cruz, importará poco en qué día se haya tenido culto.

Tomado de Let Us Reason Ministries/ Editado por Samuel Jaque Barrios.

TERCERA SECCIÓN

PREGUNTAS

I.- ¿Por qué Job ofrecía sacrificios si el libro de él fue escrito primero?
El libro de Job según los datos, solo tiene una diferencia de 20 años de haberse escrito en comparación al Génesis escrito por Moisés.  Además el escritor de este libro lo más seguro es Moises, y se adjudica a él este libro debido al hecho de detalles muy especiales que identifican tanto en que idioma fue escrito (Hebreo) idioma que Moisés dominaba como para poder escribir en prosa, detalles que se observan a lo largo del Pentateuco, datos de la vida de Job coinciden con el cruce de los Israelitas con rumbo al desierto de Madiam, cerca de Uz, ciudad donde vivía Job.
Algunas razones más detalladas por el cual se le atribuye a Moisés la autoria de este libro son:

1. Moisés peregrinó en Madián (Ex. 2:15), que tal vez se hallaba cerca de la tierra de Uz; ésta parece haber estado en la tierra de Edom o cerca de ella (Lm. 4:21). Así, durante su peregrinaje por Madián, Moisés se habría familiarizado con Job, con sus descendientes o con quienes lo conocieron personalmente.

2. Siendo versado en "toda la sabiduría de los egipcios" y "poderoso en sus palabras y obras" (Hch. 7:22), Moisés indudablemente poseía la capacidad literaria para escribir esta obra maestra de la poesía. En años recientes han aparecido textos en escritura* alfabética semítica del mismo período de Moisés en la región por donde éste anduvo, destruyendo la posición crítica de que la escritura no era conocida en sus tiempos. El fuerte sabor árabe que satura la narración de Job, unida a las alusiones a la vida y costumbres egipcias que resaltan en el libro, señalan a un autor que estuvo personalmente al corriente de ambas culturas.

3. El concepto de Dios como Creador, reflejado en los cps 38-41, armoniza con la narración del Génesis escrita por Moisés.

4. Además, ciertas palabras que se encuentran en el libro de Job aparecen también en el Pentateuco, pero muy raramente en otros libros del AT. Una ilustración notable es Shaddai , "el Todopoderoso", que aparece 31 veces en Job y 6 veces en Génesis, y sólo 8 veces en todo el resto del AT. Palabras que aparecen en Job y el Pentateuco, pero en ninguna otra parte son: {âjû, " pradera"; tenû'âh, "oposición", "asombro"; nêts, un ave inmunda, pâlîl, "juez"; yârat, "arrojar". Véase Antiguo Testamento.

Podemos decir que Job facilmente conocía la ley pues según los dato, él es de la época de Moisés. Por lo tanto decir que Job hizo todos esos holocaustos por ley oral es algo sin fundamentos y solo subjeciones.

II.- Según Génesis 1:14 donde Dios mismo dice que el sol y luna sirvan de señales para días y años.
¿A quién le dio Dios como sistema de medición del tiempo? ¿No fue acaso para Adán y Eva?
No, lo lo fue.  Leamos el texto:

Génesis 1:14 (NVI)
Y dijo Dios: «¡Que haya luces en el firmamento
que separen el día de la noche;
que sirvan como señales de las estaciones,
de los días y de los años,


Que sirvan como señales de las estaciones, de los días y de los años, ¿está de acuerdo con esto?, pues yo también, pues como sabemos, esto es exactamente lo que sucede, los días y las noches nos sirven para diferencias las etapas de un día, y contando también, los meses y los años. Pero a pesar de esto, ocurre una deficiencia al promover este versículo, esto nos sirve a nosotros, y a las civilizaciones que tuvieron un sistema, pues a través de esto lo lograron confeccionar, pero lamentablemente Adán y Eva no tenía sistema de medida de tiempo; no tenían calendario.

“¿A quién le dio Dios como sistema de medición del tiempo? 
¿No fue acaso para Adán y Eva?”.

Pues cuando separó Dios la luz de las tinieblas; cuando separó el día de la noche. A nadie se lo dio, ya que en ese momento no existía ningún ser viviente; animal ni hombre. No es posible atribuir esta mención de una supuesta narrativa de Dios al momento de crear el día compuesto de luz y oscuridad, por que no había ser viviente. Como he mencionado antes, Dios separó el día de la noche para el calendario, pero para todos, esto nos serviría a nosotros, el hombre en general, a todas la civilizaciones y razas de diferentes lugares que poblaran la tierra. 
Especular que por medio de esta supuesta narrativa de Dios Adán y Eva tenía calendario o un sistema para medir el tiempo es absurdo, ya que fue Moisés quien relata todo esto, él tenía un conocimiento de un calendario, el conocía la diferencias de una semana y un año, él escribió bajo su conocimiento de la medición del y tiempo. Esta narrativa en ningún momento presume que fue un conocimiento que se les entregó a Adán y Eva.

Ahora yo propongo algunas interrogantes, si Dios hubiera dado una ordenanza al hombre desde la creación, ¿por qué no todas de las civilizaciones no judías no registran que en algún tiempo primitivo guardaron un séptimo día?

“Según Génesis 8:10 y 12 dice que Noé esperó otros 7 días para enviar nuevamente la paloma hacia fuera del arca. ¿Será que esto no indica que estaban contando los días? No significa que marcaban las horas. Pero ¿Acaso no sabían correctamente los días? A mi entender tenían un perfecto conocimiento del conteo del tiempo.”

Pues siendo objetivo posiblemente Noé contó los días, no obstante esto no quiere decir que tenía un calendario semanal para saber cual era el séptimo día desde cuando se creó el hombre o por lo menos desde cuando comenzó él a tener un conocimiento de un comienzo de calendario, así poder guardar el séptimo día, pues esto fue escrito por Moisés. Me atrevo a decir que Noé posiblemente tenía una noción del tiempo, alguna forma de medida, lo más probable el más antiguo, el conteo de los días. Pero es seguro que por este medio se tiene un conocimiento de cuantos días estuvo en el arca, luego de la confección del calendario se determinó la cantidad de tiempo transcurrido, pues moisés ya tenía un calendario para cuando él escribió esto, eso quiere decir que Moisés tuvo un conocimiento de la cantidad de días aproximado transcurridos de tales hechos, luego él posiblemente los calculó. Pero a pesar de todos esto, viendo que por lo menos se tiene una noción con el conteo de los día, no encontramos registro de que Noé ni nigún antiguo antes del Éxodo guardara el sábado por mandato Dios desde la creación, aun Noé carecía de un sistema de medida del tiempo complejo para determinar los ciclos lunares, séptimos días cada ciclo semanal, así como lo tiene ahora Israel, o desde que se registró. Nada de esto que he señalado prueba algo que no se registra, es decir, la observación de un día de reposo.


III.- “Si el sábado como mandato comenzó en la época de Israel en el Sinaí pero según Éxodo c. 16 y especialmente el v. 28 en el cual Dios pregunta ¿Hasta cuándo no querréis andar en mis mandamientos?.

 ¿No le parece a ud que el modo de preguntar al pueblo ya no es un claro indicativo de que ellos lo tenían en conocimiento previo? Siendo que la Ley la recibieron más de 2 meses después de éste incidente.”

No, la primera mención del Shabbath no fue en el Sinai. Citaré un poco lo que he presentado más arriba. La primera ocurrencia de la palabra "sábado" (shabbath) se encuentra en Éxodo 16:22-23. El hecho mismo de que la palabra shabbath ocurra por primera vez diciendo que Israel cesara de trabajar o reposara del trabajo muestra que no se usó antes de este momento. "En el sexto día recogieron doble porción de comida, dos gomeres para cada uno; y todos los príncipes de la congregación vinieron y se lo hicieron saber a Moisés. Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo. Lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana". El texto de los versículos 23-30 indica que esta era una experiencia nueva para Israel. No estaban acostumbrados a guardar el sábado antes de esta ocasión. Si esta ley era tan bien conocida, ¿por qué eran necesarias estas instrucciones? ¿Era Moisés tan ignorante de las leyes básicas de Dios que era necesario que se le comunicaran de esta manera? La respuesta es que esta era una ley nueva, presentada al pueblo por primerísima vez. Le dijo Moisés al pueblo: "Mirad que Jehová OS DIO EL DÍA DE REPOSO, y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día". (vs.28-30). Por eso, Dios dijo en el vers. 28: "¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?". Al día siguiente, algunos salieron a recoger el maná, porque no estaban acostumbrados al reposo, pues en Egipto trabajaban siete días a la semana. Si este hubiese sido un mandamiento conocido desde el principio de los tiempos, no habrían reaccionado de esta manera. Los sabadistas dicen que el hecho de que los hebreos fueron reprendidos por no recordar el mandamiento prueba que había sido practicado hacía mucho tiempo. El mandamiento no era sólo permanecer en sus lugares y reposar EL SÁBADO, sino RECOGER EL VIERNES EL DOBLE DE LO QUE HABÍA RECOGIDO EL DÍA ANTERIOR, Y COCERLO ESE DÍA. El vers. 16 nos dice que “el Señor mandó” que cada uno recogiera según su necesidad.

Cuando los mandamientos fueron dados más tarde al pie del Monte Sinaí, se incluyó el sábado, y se les dijo que recordaran el día de reposo y que lo santificaran. ¿Por qué? Este fue el mandamiento que Dios les dio después de librarlos de la esclavitud. Habían trabajado en esclavitud por más de 400 años, sin ningún día libre. Dios les estaba dando un día en el cual podían reposar. Sin embargo, ya lo habían quebrantado no recordándolo, y Dios se enojó con ellos y les dijo: "¿Por qué no guardáis mis mandamientos?" Aquí Dios les estaba entregando un regalo, el mismo día en que Él reposó después de trabajar en la creación, y ahora se lo estaba dando a Israel. Por todo lo antes dicho, concluimos que Dios reprendió a los Israelitas por el hecho de que no obedecieron el mandato que él les había dado hace poco tiempo, desobedeciéndolo, Dios los reprendió enfáticamente, porque los Israelitas desde el comienzo han sido un pueblo rebelde ante su Dios, ellos siempre han sido rebeldes a las ordenanzas de él especialmente durante el comienzo del éxodo, y ahora no obedecieron esta ordenanza dada de guardar el sábado, y que además era para benefició de ellos. 

Luego de esto, Dios incluyo el Sábado en los diez mandamientos. Como he mostrado no existe registro de que esta ordenanza fue dada antes del éxodo, donde fue un mandato explícito y claro. No existe evidencia alguna a favor de los guardadores del Séptimo Día para sostener que Dios mandó a observar el shabbath desde el comienzo del mundo.

Podemos concluir que; aseverar que el séptimo día fue establecido desde la creación para guardarlo desde el comienzo del hombre, carece de tota fuente bíblica. No existe evidencia alguna que enseñe tal cosa. “El séptimo día no fue una ordenanza implantada  desde la creación”


DIOS LES GUARDE.

SHALOM