miércoles, 15 de octubre de 2014

El Aborto



El Aborto
Por Samuel Jaque Barrios



         Sin duda a lo largo de los años el tema del aborto ha sido controversial a nivel mundial, y no deja de serlo cuando en la actualidad, muchas naciones están optando por legalizar este acto. Por un lado se habla de derechos de la mujer para el respaldo y aceptación del aborto,  refiriéndome a esto con “yo decido dar a luz un hijo” o “yo soy dueño de mi propio cuerpo” reclamando aquel derecho de libertad, sumándose a esto, la cifra de entidades feministas, por un acto de promover los “derechos de la mujer” se esmeran por resaltar que la vida del ser que está en el vientre en netamente decisión de la mujer dejarlo nacer o no. También resulta dramático cuando las mujeres victimas de un abuso sexual que por consecuencia queda embarazada. Y por otro lado existe el cuestionamiento a esta postura que no justifica la muerte de un ser humano, sosteniendo que no hay justificación para matar, independientemente cual sea el caso que tenga la mujer.

         En esta oportunidad quiero abordar el tema lo más ampliamente posible, tocar la mayoría de áreas que contempla esta cuestión, y a la misma vez ser breve y preciso. Cada día mueren vidas humanas por medio de este sistema médico, tanto el embrión como también muchas mujeres, y esto es una tragedia.


3 países prohíben el aborto en todas sus formas: Andorra, Malta, El Vaticano
5 países penalizan con cárcel el aborto: Chile, República Dominicana, Nicaragua, Malta, El Salvador

Holanda, permite el aborto dentro de las 24 primeras semanas de gestación
Suecia, permite el aborto dentro de las 18 primeras semanas de gestación

        Los números de abortos en el mundo. De los cerca de 46 millones de abortos al año:
22 millones de abortos aprox. Que se producen, según cifras de la OMS, son inseguros
98 % de los llamados abortos inseguros ocurren en países en vías de desarrollo
1 de cada 8 muertes maternas se produce por consecuencias del aborto
100 a 1000 muertes por cada 100 mil intervenciones se producen en países en desarrollo
47 mil muertes al año se estiman que ocurren por abortos inseguros (13% de decesos maternos)
5 millones de mujeres sufren incapacidades temporales o permanentes (infertilidad), por abortos [1]

         “Una mujer llegó donde un médico y le dijo: Doctor, necesito abortar a mi hijo, estoy muy estresada por el hijo de 2 años que ya tengo y tener uno más, la verdad no lo podría soportar, mi condición económica no está disponible para otro niño más, además yo no deseé estar embarazada.
- El Doctor dijo: Ok, mataremos al niño de dos años, considero que le será mucho mejor para usted, ya que tendrá un tiempo de descanso antes de tener al hijo que tendrá. Y además así disminuiremos el riesgo de muerte o consecuencias que usted puede tener en su salud.
- La mujer dijo: ¡No! ¡Qué está diciendo doctor! Cómo podría matar a mi hijo! cómo se le ocurre decirme eso doctor!
- El Doctor dijo: Señora, el niño que usted tiene en su vientre, tiene vida al igual que su hijo de dos años, no hay diferencia, ambos son seres humanos. La mujer se fue reflexionando


         Para comenzar a profundizar el tema debemos especificar cuál es la realidad del asunto determinando técnicamente si el ser humano comienza a tener vida cuando es fecundado, implantado, o cuando nace. De este modo podremos abordar el tema con mayor claridad y definiríamos con toda seguridad si este acto es quitar la vida o impedir que sea, para luego contemplar el por qué de este acto y los alegatos pertinentes de las distintas partes.

         Para ello, es necesario preguntarnos ¿Cuándo comienza la vida del ser humano, en la concepción, implantación o al nacer?

         Científicamente la vida comienza desde el momento de la fecundación o concepción, por lo tanto no en la implantación ni al nacer.


Declaraciones de expertos en el caso [2]

        Angelo Luigi Vescovi, Profesor de Biología Celular, (Se profesa agnóstico) -co-director del Instituto de Investigación de Células Estaminales del Hospital San Rafael de Milán, sostiene:
El embrión es un ser humano. Esto es innegable. Cualquier intento de hacer comenzar la vida humana en un momento posterior es arbitrario y no sostenido por argumentación científica

        Dr. Jerome Lejeune, pionero en genética y ciencia pre-natal, descubridor de la trisomía 21 o síndrome de Down, profesor de Genética de la Universidad de Paris ha dicho:
"Cada uno de nosotros tiene un momento preciso en que comenzamos. Es el momento en que toda la necesaria y suficiente información genética es recogida dentro de una célula, el huevo fertilizado y este momento es el momento de la fertilización. Sabemos que esta información esta escrita en un tipo de cinta a la que llamamos ADN... La vida esta escrita en un lenguaje fantásticamente miniaturizado”
“En cuanto los 23 cromosomas del espermatozoide se encuentran con los 23 cromosomas el óvulo, toda la información necesaria y suficiente esta allí, reunida en el ADN (Ácido Desoxiribo Nucleíco) para determinar todas las cualidades de un nuevo ser humano. No se trata de una opinión, de un postulado moral o de una idea filosófica, sino de una verdad experimental. La fecundación in vitro lo ha demostrado: si antes, en la probeta, no es un ‘bebé’ ¿para qué, entonces, implantarlo en el útero? Si el ser humano no comienza con la fecundación, no comienza nunca. Ningún científico informado puede indicar un solo dato objetivo posterior a la constitución de un nuevo ADN como hecho del que dependa el inicio de una vida humana. El endometrio no genera al ser humano; lo recibe y lo nutre. Afirmar  que la vida humana comienza después de la fecundación, no es científico. Es una afirmación arbitraria, fruto ideologías o intereses ajenos a la Ciencia. El cigoto, fruto de la fusión de las dos células germinales, es un individuo distinto del padre y de la madre, con una carga genética que tiene el 50 %  de cada uno de los progenitores


         Los manuales y las enciclopedias aquí citados, entre otros, declaran que la vida comienza en la concepción[2]

- Considine, Douglas (ed.). Van Nostrand´s Scientific Encyclopedia, 5th edition. New York: Van Nostrand Reinhold Company, 1976, p. 943.
- Moore, Keith L. Essencials of Human Embriology, Toronto: B.C. Decker Inc, 1988, p. 2; Dox, Ida G., et al.
- The Harper Collins Illustrated Medical Dictionary. New York: Harper Perennial, 1993, p. 146
- Sadlier, T.W. Langman´s Medical Embryology. 7th edition. Baltimore: William & Wilkins 1995, p. 3
- Carlson, Bruce M. Patten's Foudations of Embriology. 6th edition, New York; McGraw-Hill, 1996, p. 3

         Desde el año 1976 con el desarrollo de la fetología, gracias al avance científico, se ha determinado que la vida comienza desde el momento de la concepción. No existen argumentos con bases científicas que apoyen que la vida no comenzó en la concepción. La vida no comienza en la implantación, sino en la fecundación. Desde el momento que el espermatozoide se une con el óvulo, comienza la existencia de un ser humano distinto a sus progenitores, con una información genética distinta, y toda la necesaria y suficiente para comenzar su proceso de crecimiento o desarrollo.

        En base a lo presentado anteriormente, queda claro que el aborto es matar una vida inocente. Por lo tanto los defensores de aborto, directa o indirectamente están a favor de la muerte de un ser humano. Ni siquiera es impedir la vida, ya que el embrión al ser abortado, ya está con vida, aún cuando su vida dependa de la madre. Ahora nuestra percepción del aborto aborda netamente estar a favor o en contra de: matar a un ser humano.

        Es lamentable que hoy en día, la humanidad se incline por el crimen del aborto, parece convincente que una mujer decida lo que hace con su cuerpo, pero sin duda es una percepción egoísta y muy poco ética y moral, una decisión injusta. La mujer que decide abortar reclama su derecho de libre voluntad, mientras que al ser humano que se encuentra en la vientre se le prive del mayor derecho de la humanidad, la vida.

        Nosotros por nuestra propia voluntad, en ninguna circunstancia debiésemos matar a un inocente, ¿qué circunstancia autorizaría a asesinar a un inocente?, ciertamente la vida es desde el momento de la concepción hasta que muere la persona, y por ningún motivo tenemos el derecho de matar a un inocente.

        A continuación presento los principales argumentos que exponen los defensores del aborto, y seguidamente su posterior contra-argumentación.

-          La mujer debe tener sus derechos a elegir sobre su propio cuerpo, y ser libre de escoger lo que hace

        La mujer debe tener derechos sobre su propio cuerpo, estamos de acuerdo, pero aquí no solo estamos hablando sobre su propio cuerpo, sino también de un ser distinto, un ADN distinto o código genético distinto, irrepetible y original, un ser absolutamente distinto de su madre. Aquí bajo esta decisión unilateral de pisotea el derecho principal de todo ser humano que es el derecho a la vida, y se comente un crimen al atentar con un inocente e indefenso ser, que no puede dar su opinión sobre su destino ni reclamar sus derechos. Además, muchos de los niños abortados son mujeres, esto muestra una total inconsistencia de este alegado de los abortistas pidiendo derechos para la mujer mientras que muchos seres humanos mujeres son abortados. Sin duda un derecho injusto y criminal. La mujer debe tener derecho de hacer lo que quiera con su cuerpo, eso no se discute, si quiere operarse, hacerse un tatuaje, u otra cosa en su cuerpo, no hay problema, cada quien hace lo que quiera, pero aquí estamos hablando de otro ser distinto de la madre, un código genético distinto, el hecho de que este ser dependa de la madre no significa que sea la misma persona simplemente está conectada a su madre, si el niño es encubado, no significa que el niño pase a ser lo mismo con esa incubadora, no, el niño es diferente de su madre, por lo tanto, la mujer atenta contra otro ser al abortar.

        La mujer desde un principio debe tener presente las consecuencia del sexo y las formas de prevenir el embarazo, el “error”, muchas veces así llamado, es responsabilidad de quien lo hace y debe hacerse cargo de sus actos en todas las circunstancias en este caso. A la mujer le agrada estar en su momento de placer, pero al momento de poner los pies en la tierra y dejar ese pensamiento libertino e irresponsable de sí misma, es cuando se preocupa y la única salida que encuentra es matar al ser humano de su vientre. Un niño no puede sufrir la muerte por las malas planificaciones o acciones de sus progenitores.


-          Muchos veces el bebé viene desde el vientre con malformaciones o discapacidad física o mental, por lo tanto la mujer debe tener el derecho de decidir si el bebé sigue viviendo o no, para evitar problemas a futuros

        Si fuese que los seres humanos al tener mal formaciones física o problemas psicológicos merezcan ser asesinados porque la progenitora así lo quiere, entonces el hombre que sufre algún problema después de nacer, alguna amputación de alguna extremidad, problema mental que haya sufrido en algún momento de su vida, alguna enfermedad que le haya incapacitado total o parcialmente, también debiese ser asesinado, ambos, bebés como niños, jóvenes o adultos son seres humanos que merecen la vida y no ser privados de ella. Debemos dejar que el curso natural de la vida haga lo que debe, si el niño muere, será por causa natural, no por crimen consentido por la madre, que al final solo acarreará remordimiento y posiblemente traumas psicólogos que la acompañen toda su vida por haber tomado tal decisión.


-          La mujer que ha sufrido violación sexual debe tener el derecho o la opción de escoger no llevar a cabo la venida del bebé que ella no decidió tener, y que además viene de un origen indigno que afectaría psicológicamente a ella y al bebé

        Este punto en realidad es delicado, pero aun en esa circunstancia la vida del ser humano es la prioridad. ¿Añadiremos más mal al mal que se hizo? Ahora no solo existe el mal de la violación, sino que ahora se añade el aborto, nunca la suma de dos males resolverá el problema o lo disminuirá y tendrá por consecuencia un bien, en incluso, la mujer violada, aunque aborte, el trauma psicológico seguirá teniéndolo, el aborto no es una solución al problema ya existente. Lamentablemente existen hombres de la mala formación sexual y de mente pervertida que cometen esos actos ilícitos, pero el bebé no puede pagar la culpa por el mal. Con esto no queremos decir que la violación no es una sucedo trágico, al contrario, es muy trágico, no obstante, más trágico sería la muerte de un ser humano añadido al daño existente. Además el remordimiento de la mujer al realizar el aborto, se sumará a trauma de la violación, sin duda la decisión de abortar no trae un bien la persona. Debemos amar la vida, a pesar de que el niño no sea deseado, muchos de nosotros no fuimos deseados, pero esa no es razón para matarnos, si fuese por deseo, podríamos matar a quien queramos que no deseemos en este momento. Si la mujer violada no quiere tener el hijo, no lo mate, entréguelo en adopción, existe esa posibilidad actualmente, y no implica la muerte de un ser humano, hay muchas familias que quisieran tener hijos y no pueden, una de las formas para tener es la adopción. De esa forma la mujer evitaría el cargo de conciencia de por vida de las demás consecuencia mencionada anteriormente. No hagas de vientre otro lugar inseguro para la vida del ser humano.



Consecuencias del aborto

         El doctor Napoleón Paredes, Medico ginecólogo, nos dice sobre este tema [3]:
La salud psicológica y física de la mujer se ve afectada por el aborto de aquel que siempre será para ella, a lo largo de toda su vida, su propio hijo, haya o no nacido.
La vida sexual de la mujer y de la pareja en sí también se ve afectada. Se han descrito graves alteraciones en las relaciones sexuales y en el deseo sexual de numerosas mujeres que abortaron voluntariamente en estudios de la Universidad de Ginebra, en Polonia y en China. 

         A continuación un listado de otras posibles consecuencias psicológicas que conlleva el aborto provocado. 

1. Sentimiento de culpabilidad.
2. La mujer presenta reacciones de hostilidad, de enojo o de tristeza.
3. Desea castigarse buscando relaciones abusivas o aislándose de sus amigos y familia.
4. Algunas mujeres experimentan anorexia nervosa.
5. Experimentan insomnio, pensando en el aborto o en el bebé.
6. Pierden la capacidad de concentrarse, en los estudios o en el trabajo.
7. Planteamientos suicidas e intentos de suicidio
8. Sienten la necesidad de reemplazar al niño abortado y tratan de embarazarse nuevamente cuanto antes posible para tener un nuevo bebé que reemplace al que fue abortado.
9. Algunas mujeres sienten odio hacia sus parejas a los cuales culpan por el aborto.


        Para los que objetan que no siempre sucede esta consecuencias, considero que estas consecuencias son generales y en la mayoría de los casos, puede haber excepciones. Pero sin duda la mujer que aborta presentará por lo menos uno de estos efectos.


        Le invito a ver en video una opinión médica sobre el aborto, por Dr. Carlos Fernández del Castillo Sánchez. Director del Centro Mexicano de Ginecología y Obstetricia SC. En su discurso antes el tribunal en el proceso de la despenalización del aborto en México.

Dr. Carlos Fernández del Castillo Sánchez
Discurso ante tribunal en proceso de despenalización del Aborto




         También le invito a ver un documental muy bueno sobre el aborto, nos muestra el proceso de desarrollo del embrión y cómo es el proceso abortivo. Documental conducido por Dr. Bernad N. Nathanson, médico, obstétrico y ginecólogo quien fue uno de los fundadores de la Liga de Acción Nacional por los Derechos de Aborto, ex director de la clínica más grande del aborto en el mundo accidental. Un documental con base científicas que sin duda nos despertará la sensibilidad de nuestra conciencia, la ética y la moral.


Dr. Bernad N. Nathanson
El aborto




         Dr. Bernad N. Nathanson en el documental citado declara (fragmento):
Ahora, la destrucción de un ser humano no es la solución a lo que fundamentalmente es un problema social. Creo que recurrir a tal violencia es admitir un empobrecimiento científico, y peor aún, ético. De alguna forma me rehúso a creer que los científicos que llevaron al hombre a la luna no puedan crear una solución mejor que recurrir a la violencia. Creo que todos aquí y ahora deberíamos dedicarnos a un gran esfuerzo para crear una mejor solución, una solución que esté compuesta de amor, de compasión y de una consideración decente por prioridad dominante de la vida humana… por el bien de la humanidad, detengamos este genocidio


El Aborto y la biblia

         La biblia nos habla claramente que no debemos cometer asesinato. En las escrituras bíblicas, cada ser humanos es conocido por Dios aun desde la fundación del mundo y nos conoce desde el vientre de nuestra madre, Cada ser humano que está en el vientre está igualmente hecho a la imagen de Dios, como los padres y todo aquel que ya nació. La biblia nos dice que Dios está presente en la formación del niño en el vientre de la mujer (Salmo 139:13-16). El aborto es un pecado, de la categoría de asesinato. Sin duda, para un cristiano el aborto no es una opción, y nunca debería en algún sentido serlo. Aquel que ha cometido este hecho, la madre, el esposo y el médico, pueden ser perdonados por Dios por medio de Jesús, si se arrepienten sinceramente.


        El mundo actual dice desarrollarse en dirección al cambio productivo y civilizado, pero en base a este tema, lo que está haciendo es destruir al ser humano mismo. El gobierno debería estarse moviendo a prestar y promover recursos que ayuden a estas personas a tomar otras decisiones ara evitar la muerte del ser humano; terapias psicológicas, acompañamiento con sociólogos, una educación sexual adecuada desde un principio, y otras formas alternativas pro a la vida. Si se tomasen estas medidas o similares, se evitarían muchas secuelas post-aborto, físicas y/o psicológicas, en la mujer, y el horrible asesinato del bebé.

       Actualmente se ha reemplazado el nombre de aborto, por “interrupción legar del embarazo” sin duda, como todos señalan, un eufemismo para este cruel acto de asesinato. Seamos sinceros, todos saben que aunque se legalice, en el fondo de nuestro ser sabemos que está mal hacerlo, por nuestra moral interna e intrínseca de cada ser humano y que Dios nos ha dado como ley para nosotros mismo, no importan lo que diga, siempre será así, y el cargo de conciencia siempre existirá a lo largo de su vida, haya o no nacido aquel ser, tendrá repercusiones psicológicas. El niño aunque no pueda hablar, sentirá los dolores de aquel desmembramiento que se le hará. El ser humano siendo feto, embrión o cigoto, es un alma y una persona, en un memento en una etapa de la vida que todo ser humano que vive o vivió, ha pasado, no hay diferencia.





Despertemos la humanidad de los hombres y el amor por la vida.

Di No al aborto y Sí a la vida  




Notas:
[1]  13. Cl; Teletrece. Las cifras y escenarios que cruzan la realidad de Chile.
[2] Corazones. Org; Comienzo de la Vida.
[3] Era tabú; Rpp. Com. Pe; El Aborto, sus consecuencias físicos y psicológicas.